miércoles, 7 de mayo de 2014

Sardinas Marinadas




Compran sardinas pequeñas que se llaman parrochas. Quitan la espina como si fueran boquerones. Se lavan bien lavadas. Dejan escurrir  bien.
Preparan en un cuenco: 
 Dos cucharadas de sal, cuatro de azúcar  morena (de caña), si pueden comer azúcar blanca de remolacha les saldrá más económico, y una cucharadita de eneldo. Hacen como una cama fina y van colocando las sardinas  limpias y escurridas. El resto del preparado se lo echan por encima. Tiene que soltar el jugo durante 24  horas porque son filetes finitos.
Pasado el tiempo las lavan. Van lavando de una en una. Colocan en un escurridor. 

Dividen la sardina por la mitad. Con un cuchillo afilado y pequeño, van raspando la piel. Con suavidad porque la piel va saliendo muy bien.

Tienen que quedar sin piel para que sean más suavitas. A y sin cola así parece autenticas anchoas.



Secan en un paño limpio o en papel de cocina.

Suavemente aplastan un poco para que queden lo más secas posibles.

Aquí ya están muy secas.


Pasan a una recipiente colocando de uno en uno los filetitos de sardinas.
Echan aceite de oliva por encima, si que lleguen a nadar en él,  y tienen unas cuantas cenas.

Esta ha sido mi cena. Una  tortita de arroz con filetes finos de tomate y  sardinas hechas como si fueran boquerones, y la otra tortita de arroz con sardinas hechas como si fueran anchoas.
A mí me gustan más éstas porque están menos saladas. A penas se nota la sal.
 Sardinas de diferente sabor y color. Esto mismo con los boquerones quedan igualmente deliciosos. Pero ahora el boquerón va caro de ahí que lo haga con sardinas, con parrochas.


Ésta ha sido la cena de mi compañero.
Rebanadas de pan con finas lochas de tomate y encima sardinas como si fueran boquerones, y en la otra pues sardinas como si fueran anchoas.
De esta forma se economiza y si no decimos nada, nadie sabe que éstas delicias están hechas de parrochas.
Buen provecho.

Ahhhhhhhhhh, les cuento un secreto para el boquerón quede blanco y duro.
Una vez lavado y quitado la espina, se escurre. Se prepara en  un cacharro hondo: dos cucharadas de sal. Dos cucharadas de agua oxigenada. Y dos vasos de vinagre. Se mezcla bien todo. Y se van incorporando los boquerones uno a uno en la mezcla.  Se tienen de un día para otro en vinagre. Se sacan y lavan varias veces, y ya saben, escurren,  y a un cacharro con aceite, ajo picadito y perejil.
Buen provecho

Por cierto, aprovecho a comprar sardinas cuando han bajado. El lunes compré dos kilos en el Mercadona a un euro con noventa y nueve céntimos el kilo. Hay que ahorrar en la cesta de la compra.




9 comentarios:

  1. Eres todo un portento, Isa. Cuando yo sea mayor quiero ser como tú, un amor de persona.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola Francisco, muchassssssssssssss gracias.
    Dile a tu esposa que lo haga que están deliciosas estas sardinas convertidas en anchoas.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
  3. Queria ser um anjo,
    Ter a bondade nas faces,
    A sabedoria no olhar,
    Saber sorrir, saber confortar,
    Saber entender os aflitos, saber ensinar.
    Ir ao encontro de todos, e a todos amar.
    Queria somente ser um anjo
    Que ama você e nada mais.
    Um abençoado final de semana.
    Beijos esses com todo carinho,
    e o maior amor desse mundo.
    Evanir.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Evanir por esa bendición de fin de semana.
    Gracias por querer ser mi Ángel, esto no hace daño.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. ¡Que extraño es el mundo!, tu tienes por humildes a las sardinas y aquí solo las conocemos en lata. Las anchoas, de lata y muy exclusivas, mientras que los boquerones son unos completos desconocidos...

    ResponderEliminar
  6. Hola Jenofonte, gracias.
    Realmente antes las sardinas era el pescado de los pobres. Pero ahora están carísimas. Hoy mismamente estaban a 5,30 (cinco con treinta céntimos)
    Vaya pues deberían llevarlas por allí frescas, o congeladas. El pescado es muy bueno.
    Si alguna vez tienes la oportunidad de venir por España, seguro comerás de todo tipo de pescado. Prácticamente el boquerón y la sardina andan casi igualados en el precio. Ahora las sardinas suben más de precio poruqe se hacen a la plancha en barbacoas y se consumen más en los meses de verano.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. No, Borja, y Unknown misma persona. Son sardinas, se llaman sardinas el boquerón es mas fino. Tienen distinto sabor y distinto olor a la hora de freírlo. También tiene distinto tacto.
    La sardina huele más fuerte, el boqueron apenas tiene olor.
    Sé lo que compro y sé cual es la sardina y cual el boquerón. Las sardinas se pueden hacer como los boquerones, yo lo hago.
    Saludos.

    ResponderEliminar